Isaac Asimov - Las Palabras y Los Mitos

  • View
    216

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Isaac Asimov - Las Palabras y Los Mitos

  • 7/26/2019 Isaac Asimov - Las Palabras y Los Mitos

    1/77

  • 7/26/2019 Isaac Asimov - Las Palabras y Los Mitos

    2/77

    1

    Las palabras y los mitosISAAC ASIMOV

    La edicin original inglesa fue publicada por Hougton Mifflin Company, deBoston, con el ttulo Words from the Myths

    Traduccin de Francesc Gironella

    Cubierta de Enric Satu

    Escaneo deDom

    Correccin de marroba2002

    by Isaac Asimov, 1961

    1 edicin: marzo, 1974

    2 edicin: febrero, 1979

    3 edicin: abril, 1981

    Propiedad de esta edicin

    (incluidos la traduccin y el diseo de la cubierta):

    EDITORIAL LAIA, S. A.

    Constitucin, 18-20, Barcelona-14

    Impreso en Romany / VallsVerdaguer, 1 - Capellades / Barcelona

    Depsito legal: B. 11.962 1981

    ISBN. 84-7222-257-8

    Impreso en Espaa

    Printed in Spain

  • 7/26/2019 Isaac Asimov - Las Palabras y Los Mitos

    3/77

    2

    INDICE

    Las palabras y los mitos.....................................................................................1INDICE ................................................................................................................................................2

    INTRODUCCION................................................................................................................................3

    1.EL ORIGEN 5

    2.LOS TITANES 9

    3.LOS OLIMPICOS 17

    4.LOS HIJOS DE ZEUS 25

    5.SEMIDIOSES Y MONSTRUOS 32

    6.HISTORIAS DE HOMBRES 40

    7.LOS HROES 49

    8.EL ASEDIO DE TROYA 59

    EPILOGO...........................................................................................................................................71

    INDICE MITOLOGICO ....................................................................................................................72

  • 7/26/2019 Isaac Asimov - Las Palabras y Los Mitos

    4/77

    INTRODUCCINLos seres humanos no seran humanos si no se preguntaran acerca del mundo que les rodea. Hace

    muchos miles de aos, cuando la humanidad an viva en estado primitivo, los hombres debieron deasomarse a la puerta de sus cuevas y se preguntaron qu era lo que contemplaban. Qu produca el fulgordel rayo? De dnde proceda el viento? Por qu empezaba tan pronto el invierno y todo lo verde se

    secaba? Y por qu todo recobraba vida a la primavera siguiente?El hombre tambin se preguntaba sobre s mismo. Por qu los hombres enferman de vez en cuando?Por qu todos envejecen y mueren? Quin fue el primero en ensearles a servirse del fuego y a tejer lasropas?

    Eran muchas las preguntas, pero no haba respuesta para ellas. Corran los tiempos anteriores a laciencia; antes de que el hombre hubiese aprendido a experimentar en orden a determinar el cmo y el porqudel universo.

    El hombre primitivo tena que inventarse las respuestas que parecan ms lgicas. El furioso huracnera como el resoplido de un hombre enfurecido. Sin embargo, el viento era mucho ms violento que elaliento de cualquier hombre y, adems, llevaba soplando desde tiempos inmemoriales. Por consiguiente,

    debi de ser creado por un hombre tremendamente grande y poderoso, que no mora nunca. Este sersobrehumano era un dios o un demonio.

    El rayo tal vez fuese como la enorme y mortfera lanza de otro dios. En, consecuencia, y dado que laslanzas mataban a los hombres, la enfermedad deba de ser el resultado de unas invisibles flechas arrojadas

    por algn otro dios

    Puesto que hombres y mujeres al casarse tenan hijos, quiz las verdes plantas de la tierra eran loshijos del cielo (un dios) y de la tierra, (una diosa). La lluvia bienhechora que haca crecer las plantas era elmatrimonio entre ambos.

    Puede que una diosa estuviese al cuidado de las plantas de la tierra y que se hubiese enfurecido poralgn contratiempo. Con ello habra impedido que las plantas crecieran hasta que las cosas no se hubiesenarreglado, sta sera la razn de que las cosas verdes se secaran y llegara el invierno, y tambin de que latierra, acabado el invierno, volviese a reverdecer con el advenimiento de la primavera.

    Cada grupo de seres humanos elabor historias de este tipo; y las de algunos resultaron ms atractivasy lcidas que las de otros. Por encima de todas ellas destacaron las de los antiguos griegos. Eran gente agudae imaginativa, dotada de gran talento literario, y crearon algunos de los relatos ms fascinantes de este tipo.Estas leyendas las denominaron mitos, palabra griega que significa simplemente cuento o historia. Ennuestros das empleamos el vocablo mito para designar un relato de unas caractersticas especiales: el quecuenta con hechos sobrenaturales o fantsticos que intentan explicar la naturaleza, o el que hace referencia alos dioses o demonios inventados por el hombre primitivo.

    Los griegos tomaban muy en serio sus mitos. Dado que los dioses controlaban las fuerzas naturales,era sensato tratarlos con muchos miramientos. Haba que sobornarles para que enviasen la lluvia cuando sta

    se hacia necesaria y rogar su indulgencia para que no mandasen enfermedades o calamidades. Por estarazn, se sacrificaban animales o se erigan bellos templos en honor suyo, o les alababan con cnticos. Y asfue modelndose una religin en torno a los mitos.

    Durante ms de mil aos, los hombres de la antigedad (de los que hemos heredado nuestracivilizacin) creyeron en esta religin. La grandiosa literatura que crearon est repleta de ella. Denominaronestrellas y planetas con los personajes de los mitos. Crearon relatos de antepasados de vaga memoria y losconvirtieron en hijos de diversos dioses y diosas. Y a sus propios nios les pusieron el nombre de estoshroes de ascendencia divina.

    Con la cristiandad, aquella antigua religin desapareci y los europeos dejaron de creer en los viejosdioses griegos y romanos. Sin embargo, persisti el recuerdo de aquellos dioses y sus mitos. La antigua

    literatura no muri; tena demasiada importancia para que sucediera tal cosa. Todava hoy leemos laIlada ylaOdisea de Homero. Leemos las grandes obras teatrales de los dramaturgos griegos. Leemos las fbulas de

  • 7/26/2019 Isaac Asimov - Las Palabras y Los Mitos

    5/77

    4

    Esopo y las obras histricas y filosficas de griegos y romanos. En todas ellas aparecen con gran frecuencialos dioses y los mitos.

    En realidad, los relatos griegos resultaban tan fascinantes que incluso despus de la aparicin de lacristiandad, los hombres no se consideraban ilustrados si no haban estudiando todas aquellas historias. Loshombres instruidos incorporaban a su lxico palabras de los mitos, y algunas de ellas han perdurado en ellenguaje. Por esta razn todava hoy se encuentran trazas de los mitos griegos en todas las lenguas europeas,

    incluida la castellana.Por ejemplo, la seal acstica de los coches de la polica es una sirena, y una morsa es un sirenio; un

    organillo circense es un calope, y un acalefo es una medusa. Gritamos con voz estentrea y prestamosatencin a un mentor o a un barbudo nestoriano.

    En todos estos casos evocamos relatos griegos: las Sirenas eran una trampa mortal, Calope una diosa,Medusa y Equidna monstruos horribles, y Estntor, Mntor y Nstor eran hombres.

    Los cientficos, en especial, obtuvieron su terminologa de los antiguos mitos. Hasta hace pocos aos,el latn y el griego eran las lenguas usuales de hombres eruditos de todas las naciones. Cuando se haca

    preciso dar un nombre a un nuevo animal, planeta, elemento qumico o fenmeno, habra sido incmodo quelos cientficos de cada nacionalidad emplearan trminos de su propio idioma. Por ello, se impuso la

    costumbre de darles nombres latinos o griegos que todas las nacionalidades podan emplear.Como los mitos griegos eran tan conocidos, result natural elegir los trminos de estos mitos siempre

    que fueran adaptables a la situacin. A ttulo de ejemplo, cuando el uranio fue desintegrado por vez primeramediante fisin, en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, apareci un nuevo elemento en medio de aquelmortfero calor radioactivo. Se le denomin promecio, basndose, en Prometeo, un personaje de lamitologa griega que desafi al terrible calor radiactivo del Sol para proporcionar el fuego a la humanidad.

    La mayora de nosotros fuimos iniciados en los mitos griegos durante la juventud, pero slo nosensearon a considerarlos como interesantes cuentos de hadas e historias de aventuras. Sin embargo, como

    podis ver se trata de mucho ms que eso. Son parte de nuestra cultura, y nuestro lenguaje, el cientfico, sederiva fundamentalmente de ellos.

    En este libro deseara repasar algunos de los mitos griegos y ver cmo dieron lugar a palabras yexpresiones que hoy da utilizamos. Demostrar cmo estas antiqusimas historias, que han perdurado durantems de tres mil aos, todava forman parte de nuestras vidas cotidianas. La comprensin de los mitos nosayudar a comprendernos mejor.

    Empecemos, al igual que hicieron los griegos por el origen.

  • 7/26/2019 Isaac Asimov - Las Palabras y Los Mitos

    6/77

    5

    1. EL ORIGENLos griegos imaginaron que, en un principio, el universo estaba compuesto por una materia mezclada

    en pleno desorden. Nada tena forma ni figura definidas. El universo era tan slo una materia prima y de ellanada haba sido hecho todava. A esta materia prima le llamaron Caos.

    La palabra caos en griego significa abismo. La palabra inglesa chasm, de igual significado, proviene

    de la misma raz que caos. Por consiguiente, el caos puede ser descrito como algo semejante al espacioexterior, aunque sin haberse formado todava ninguno de los planetas ni estrellas. Todo exista meramenteen forma de vapor turbulento y, transparente. Al parecer, slo haba vaco, un vasto abismo. (De hecho, loscientficos modernos creen que as era el universo, en su origen.)

    Hoy da an empleamos la pal