El Botox o la globalizaciأ³n de lo bello / Le Botox ou la ... asimilando el concepto de "lo bello" desde

  • View
    2

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of El Botox o la globalizaciأ³n de lo bello / Le Botox ou la ... asimilando el concepto de "lo bello"...

  • Tous droits réservés © Les Éditions Intervention, 2009 Ce document est protégé par la loi sur le droit d’auteur. L’utilisation des services d’Érudit (y compris la reproduction) est assujettie à sa politique d’utilisation que vous pouvez consulter en ligne.

    https://apropos.erudit.org/fr/usagers/politique-dutilisation/

    Cet article est diffusé et préservé par Érudit.

    Érudit est un consortium interuniversitaire sans but lucratif composé de l’Université de Montréal, l’Université Laval et l’Université du Québec à Montréal. Il a pour mission la promotion et la valorisation de la recherche.

    https://www.erudit.org/fr/

    Document généré le 18 jan. 2020 13:12

    Inter Art actuel

    El Botox o la globalización de lo bello Le Botox ou la globalisation du beau

    Andrés Gaitán T.

    Numéro 102, printemps 2009

    URI : https://id.erudit.org/iderudit/45470ac

    Aller au sommaire du numéro

    Éditeur(s)

    Les Éditions Intervention

    ISSN

    0825-8708 (imprimé) 1923-2764 (numérique)

    Découvrir la revue

    Citer cet article

    T., A. G. (2009). El Botox o la globalización de lo bello / Le Botox ou la globalisation du beau. Inter, (102), 64–69.

    https://apropos.erudit.org/fr/usagers/politique-dutilisation/ https://www.erudit.org/fr/ https://www.erudit.org/fr/ https://www.erudit.org/fr/revues/inter/ https://id.erudit.org/iderudit/45470ac https://www.erudit.org/fr/revues/inter/2009-n102-inter1112175/ https://www.erudit.org/fr/revues/inter/

  • ANDRES GAITAN T.

    El Botox o la globalizaciôn de lo bello

    Esta reflexion busca establecer una metâfora sobre la manera en que se esta entendiendo y asimilando el concepto de "lo bello" desde el mal llamado 'Tercer Mundo". Se habia desde Colombia en algunos casos, pero no cierra la posibilidad de que esta misma metâfora se cumpla en otros paises de la America Latina, donde existe un comûn denominador que es el de tener siempre una subordinaciôn cultural -por no hablar de otros ôrdenes- a los paises del también mal llamado "Primer Mundo".

    En primera instancia voy a remitirme a aspectos histôricos relacionados con hechos ocurridos en el pais hace casi sesenta anos, momenta en el cual se empezô a gestar una de las tantas formas de violencia que nos acompahan hoy dia. Observando con detenimiento aquel momenta y haciendo una comparaciôn con los cambios que han ocurrido en la ciudad de Bogota en la ultima década, podremos ver cômo se inicia un "movimiento" de limpieza que incluye la borrada sistemàtica de la memoria del pais y de su patrimonio arquitectônico e historico. No estarâ de mâs recordar que cuando se habia del 9 de abril de 1948, se esta mencionando un hito de ruptura histôrica en Colombia. Una persona llamada Juan Roa Sierra matô en el centro de Bogota a Jorge Eliécer Gaitàn, quien representaba el aima de todo el pueblo colombiano y que de seguro iba a convertirse en el primer présidente de izquierda del pais. De Juan Roa Sierra no se sabe mucho. Nunca se logrô encontrar un vinculo palpable de este asesinato con un môvil politico. A pesar de ello, la duda siempre quedô en el ambiente.

    De este episodio de violencia doy un paso hacia una experiencia propia en el primer mundo (Paris, Francia). Me centraré en la manera en que se empieza a implementar un sentido de exagerada democracia, obligando a generar lecturas errôneas entre los derechos del ciudadano y los derechos del Estado. La supremacia del Estado se destaca frente a la del ciudadano, especialmente cuando el mismo Estado adecûa unas estéticas que favorecen el prineipio del orden ante el debate y el disenso. Lo importante en este caso es ver cômo la forma prima sobre el fondo, generando desde el 'Tercer Mundo" una apropiaciôn de estéticas foràneas que buscan eliminar las diferencias. Esta tendencia incluye la masificaciôn y el movimiento hacia pequehos ejéreitos de ciudadanos uniformados, donde lo que se busca es seguir un patron o un modelo tipificado por los medios.

    Para terminar, me detengo en la metâfora del Botox, puesto que es un tratamiento a base de toxinas muy peligrosas para la salud, que se utiliza muy a menudo en Colombia y en buena parte del mundo. Dicha metâfora busca enlazar la historia de Colombia con el pasaje en Francia, para sacar a la luz una hipôtesis basada

    en la pregunta sobre la manera en que se esta instaurando una especie de globalizaciôn de lo bello. El Botox, como metâfora, se puede aplicar tanto en la comida como en los ôrdenes sociales.

    El caso Roa Sierra El 9 de abril de 1948, a eso de la 1 :i 5 de la

    tarde, pocos minutos después del asesinato de Jorge Eliécer Gaitân, el cuerpo de Juan Roa Sierra fue linchado por la turba capitalina. El pueblo se uniô con una rapidez inusitada en el centro de la ciudad para manifestar su ira por la muerte de uno de los lideres politicos mâs grandes que ha tenido Colombia. Juan Roa Sierra recibiô en su cuerpo todo el peso de esa ira inicial convirtiéndose en un objeto de desfogue. Su agonia no durô mucho por las puhaladas que recibiô con una especie de estilôgrafo1 y por los golpes que aguanté su cabeza. Sin embargo, el cuerpo ya muerto continuô una travesia por las calles de la ciudad, en la que fue sometido a todo tipo de vejâmenes.

    Juan Roa Sierra no se parecia en nada a la persona que encontraron medio deshecha en los pabellones del Cementerio Central. Sin embargo, la tarea de identificaciôn no fue dificil: este era el ûnico cadaver que no solo tenia huellas de linchamiento en todo su cuerpo y en su rostra, sino que a su vez no presentaba heridas de machete o bala.

    De Jorge Eliécer Gaitàn podemos apreciar, en cambio, hermosas imâgenes que revelan una intencionalidad no solo de posar con el muerto, sino de que este tenga un buen parecido: que el muerto sea bello, y lo bello en él es precisamente que no semeje un muerto, sino que aparente estar en un profundo y agradable sueho. Su vitalidad, que siempre conservé con ejercicios y disciplina diarios, le dio hasta el final de sus dias una apariencia recia yjuvenil (algunos ejemplos del muerto bello en Colombia: Pizarro o Galân).

    Luego de este preâmbulo quisiera detenerme en un par de puntos: El primera, sobre lo que sucediô con la ciudad de Bogota el 9 de abril de 1948 y la memoria que ha quedado de

    estos momentos. Para muchos, para nuestros padres y abuelos, este ha sido un episodio que ha dividido la historia de Colombia. Se trata de un momento en el cual se empiezan a registrar cambios mundiales movilizando esferas en dos hemisferios completamente antagônicos. La Guerra Fria, el peligro del comunismo en paises de la America Latina, y, para ser mâs locales, la pugna entre libérales y conservadores, fueron sintomas de algunos cambios sustanciales a todo nivel (politico, social, econômico). Si por un lado2 (el de la guerra que libra hoy dia el pais) tenemos aûn estas secuelas muy vivas, por el otro vemos cômo ha quedado la memoria olvidada en el centro de Bogota: el sitio donde cayô Gaitàn esta tristemente abandonado a su suerte con una série de plaças conmemorativas que nadie ha limpiado desde hace décadas. Vendedores ambulantes y negocios negros de esmeraldas durante el dia, y baho publico de noche, es lo que queda de recuerdo de este sitio. Este lugar se puede trasladar a todo el territorio nacional y a lo que en un momento dado sucediô con el pais. Se convierte en si mismo en el un lugar que refleja no solo un 9 de abril lejano, sino el estado actual de la memoria del pais.

    En segundo lugar vemos cômo hay un aspecto absolutamente contrario al anterior: pasamos del abandono a la pulcritud. El Cemen- terio Central es un lugar donde se encuentran las tumbas de un gran numéro de personajes ilustres de la historia de Colombia. Como aspecto historico del mismo cementerio, algunas de sus bôvedas se prestaban para el alquiler temporal a familias sin recursos econômicos. Este cemen- terio, que llegô a verse atiborrado de cadâveres en sus fosas comunes, donde fueron a parar todos los muertos de aquel fatidico dia, lugar que guardaba en su memoria una buena dosis de protagonismo, terminé, en esos dias, partido en dos. Se borrô la parte "pobre" del mismo para convertirse en un gran proyecto de jardin y parque publico. Dicho cementerio, la parte mise- rable del mismo, que fuera un lugar de abandono y de ventas ilegales de cuerpos, propicio para la creaciôn de mafias de ladrones de tumbas y hasta de ritos de grupos satânicos, ahora es un hermoso y florido parque nuevo (Parque del Renacimiento), aséptico y con espacios llenos de vida donde el orden impera a cambio del descuido, y donde la recreaciôn y el esparci- miento hacen parte de lo cotidiano, limpiando, de esta manera, todo tipo de vestigio sobre vidas y hechos pasados.

    Vemos en los dos ejemplos anteriores cômo el discurso del cambio radical es récurrente en el momento dejustificar la asepsia de un lugar determinado: no hay memoria que sobreviva cuando esta ha sido dejada en el abandono. Sucediô algo similar con el sector de El Cartucho3, o con los patrimonios culturales de la naciôn

    > Carlos Co lombino / PARAGUAY © BdLH

    64

  • ANDRÉS GAITÀN T.

    Le Botox ou la globalisation du beau

    Cette réflexion cherche à établir une métaphore sur la manière dont est compris et assimilé le concept du « beau » depuis le mal nommé « tiers monde ». S'il en est question, dans certains cas, en Colombie, cela n'exclut pas la possibilité que cette même métaphore s'